Las Chinampas: tesoro de la gastronomía mexicana.

¿Alguna vez te has dado cuenta de la historia que hay detrás de muchos de los alimentos que consumimos hoy en día? No solo de la creación de productos finales, si no también de muchos procesos que nos ayudan a obtener las materias primas para crearlos. Hoy queremos hacer una mención muy especial a un sistema milenario, que ha sido parte fundamental de la gastronomía mexicana: las chinampas.



Partamos del significado de la palabra "chinampa". Su origen viene del náhuatl, específicamente de la palabra "chinampam" que significa "en la cerca de cañas". Dado el significado, podemos denotar una de las principales características de este milenario proceso: son terrenos flotantes, los cuales llevan en la parte de abajo un tejido a manera de soporte y son cubiertos con tierra. Esto los hace terrenos muy ricos para cultivar verduras, hortalizas y flores.


Se sabe que la técnica se inició tiempo atrás, pero fue en el año de 1519 que se comenzó a popularizar y llevó a que ocupara casi el 100 por ciento del lago de Xochimilco. Derivado de ello, una amplia población comenzó a poblar los alrededores de dicha zona. Al mismo tiempo, se empezó a desarrollar el mismo sistema en los alrededores del lago de Texcoco, lo que ayudó a que las aldeas se ampliaran y a construir lo que hoy es la Ciudad de México.


¿Cómo funcionan? Todo parte de la base, hecha con estacas y cañas para contener lodo. Sobre ello, se coloca una estructura de ramas y vegetación que permite el flujo del agua. La siguiente capa se compone de lodo y tierra. Estas capas deben de generar una altura de entre 20 y 25 cm sobre el agua. Sobre la capa de lodo, es donde se colocan los cultivos. Al final, se siembra un Ahuejote (especie de árbol), el cual le da estructura y cuyas raíces dan firmeza a la tierra.


Es impresionante el nivel de proceso que generaron nuestros antepasados, y más impresionante aún que al día de hoy sea considerado como Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial. Nos permite ver que la tecnología no lo es todo. Lograron crear un sistema totalmente sustentable, que brinda cosechas libres de transgénicos, ni pesticidas, y que además protegen las biodiversidad de la zona.

Lamentablemente, este maravilloso sistema se ha ido perdiendo con el tiempo. Llegaron nuevos sistemas (invernadero, por ejemplo) que permiten obtener mejores rendimientos a los productores. Además del crecimiento urbano, que poco a poco ha ido consumiendo las zonas donde se pueden desarrollar las chinampas.


En SALVE, estamos comprometidos con la conservación de esta maravilla mexicana, y ponemos nuestro granito de arena comprando algunos de nuestros productos directo en estas zonas. Somos mexicanos apoyando a mexicanos, y que mejor que hacerlo para conservar un sistema milenario, del cual dependen muchas familias, y que además de todo nos provee materias primas de máxima calidad.

SALVE CasaNiza

Niza 15, Juárez, CDMX

@salvecasaniza

www.salvecasaniza.com

0 vistas