Donas: las rockstars de la panadería.

Las hay de todos sabores y colores. Con cubiertas de chocolate, con azúcar, y en algunos lugares hasta con tus dulces favoritos. Cada quien tiene su forma favorita de comerlas. Quizá te gusten fritas, tal vez horneadas, pero de algo estamos seguros: las donas han formado parte de tu vida desde chico. (Al día de hoy no conocemos a alguien a quien no le gusten las donas, y vemos muy difícil encontrarlo 🤔). Hoy podremos conocer todo acerca de estas maravillas.

Vayamos algunos cientos de años atrás. Los holandeses habían creado unos bollos llamados olykoeks, los cuales eran unas bolitas de masa que se freían en aceite y se usaban para acompañar a los platillos principales. La idea suena muy bien, sin embargo, tenían un pequeño problema: los bordes se freían a la perfección, mientras que el centro quedaba crudo. Al suceder esto, comenzaron a rellenarlos de frutas, nueces, o algún otro relleno que no requiriera cocción. ¿Será que por eso comenzaron a llamarlas dough-nut? Es una de las creencias.


Los holandeses comenzaron a emigrar a los Estados Unidos, y siguieron haciendo olykoeks. Es aquí donde comenzaron a recibir influencias de otras culturas, y esto ayudó a llegar a lo que hoy en día conocemos como dona. Fue en 1847 cuando un marinero estadounidense, llamado Hanson Gregory, se propuso encontrar solución al problema de cocción de los olykoeks. Su idea: quitarle el centro a la masa con una lata. Voila! Creo una de las piezas de pan más famosas y deliciosas jamás creadas: las donas.


Se cree que las donas comenzaron a prepararse de manera masiva en 1934, cuando en una feria de Chicago, fue presentada la primera máquina automática para hacerlas. Es aquí cuando se comienza a generar el boom de esta singular pieza de pan, gracias a la apertura de cadenas especializadas en donas, las cuales al día de hoy son de renombre y posicionamiento internacional.


Muchos arremeten en su contra debido al alto contenido calórico, la calidad de los ingredientes, el hecho de que son fritas, entre muchos otros. Se podrán decir muchas cosas acerca de ellas, pero sin duda, el comerte una dona es una de las cosas más deliciosas de la vida. Podemos encontrar un sin fin de variedades, lo que a veces hace muy complicado elegir una. ¿O dos? (Nunca te limites 😉).

En SALVE amamos hacer donas, es sin duda una de nuestras piezas de pan favoritas. Nuestra dona de chocolate semi amargo ha sido una de las más vendidas desde el día uno. Constantemente, estamos buscando nuevos sabores y cubiertas, por lo que te recomendamos estar pendiente de ellos.

SALVE CasaNiza

Niza 15, Juárez, CDMX

@salvecasaniza

www.salvecasaniza.com

7 vistas