Levadura ¿Ingrediente mágico?

Seguramente conoces la receta básica para hacer un pan: harina, agua, sal y levadura. Pero, ¿Alguna vez te has puesto a pensar por qué agregamos levadura? ¿Qué hace que este ingrediente cause un efecto en la preparación que parece magia?

La hemos usado por muchos años, y casi de manera natural, pero la historia de la levadura se remonta hasta más de 5,000 años atrás. Los egipcios se encargaban de hacer piezas de pan y descubrieron de manera accidental que si dejaban la masa sin coser durante un periodo de tiempo, esta cambiaba de color y sabor, además de que crecía un poco. Ellos pensaban que era un milagro, literal.


Nunca se dieron cuenta de que habían hecho un descubrimiento que cambiaría por completo el mundo de la panadería: el proceso de la fermentación. Un proceso muy similar a la magia (aunque realmente es ciencia), que hoy en día se aplica en millones de establecimientos alrededor del mundo.


¿Qué hace realmente la levadura? Este increíble ingrediente no es más que un hongo que produce enzimas. Si, es un hongo, pero tiene efectos positivos. Es capaz de transformar el azúcar de la masa en alcohol y CO2, además de un sin fin de moléculas aromáticas. Al momento de la cocción, el alcohol se evapora. Pero el CO2, junto con el gluten de la harina, modifican su textura y la hacen más esponjosa.


Poco a poco se fue extendiendo este proceso por toda Europa, sin saber realmente que lo causaba. Se empezaron a explorar otras maneras de generarlo, por ejemplo, utilizando espuma de cerveza. El único problema: el pan tenía un sabor un tanto amargo. Fue hasta el siglo XIX, con Louis Pasteur, que pudimos conocer realmente lo que comprendía el proceso de la fermentación.


A partir de este maravilloso momento, fue que se le dio la importancia necesaria a la levadura. Se descubrió que es uno de los ingredientes indispensables para la generación de aromas y sabores. Además de ese proceso de "inflado" que a todos nos encanta observar en el horno.



Sin duda, un ingrediente que se volvió básico en la panadería, pero que no le hemos dado el amor que se merece a lo largo de la historia. Gracias a él, los panaderos pueden realizar el arte de la panadería día a día.


¡Gracias por tanto amada levadura!

SALVE CasaNiza

Niza 15, Juárez, CDMX

@salvecasaniza

www.salvecasaniza.com

10 vistas